Ejercicio al aire libre

Key Elements

Todas las personas detenidas tienen derecho a un mínimo de una hora de ejercicio al aire libre por día. Esto es crucial para su bienestar físico y mental. Deben facilitarse instalaciones adecuadas, lo suficientemente grandes, seguras y debidamente equipadas, a fin de proporcionar la oportunidad de realizar actividades de recreación y ejercicio de manera efectiva. No se debe desincentivar el ejercicio al aire libre por razones como la falta de refugio a la intemperie, la corrupción y la incapacidad para garantizar la seguridad de las personas detenidas. Las autoridades penitenciarias deben garantizar que todas las personas detenidas tengan acceso al tiempo al aire libre, incluyendo aquellas personas en segregación o castigo y las personas en situación de vulnerabilidad.

Imprimir sección

Análisis

La importancia del ejercicio al aire libre

El ejercicio al aire libre es crucial para el bienestar físico y mental de las personas detenidas, como parte de un régimen equilibrado de actividades en prisión. Esto es especialmente importante, dado que muchas personas detenidas pasan la mayor parte de su tiempo en interiores con un acceso limitado a la luz natural y al aire fresco. Las normas internacionales especifican que las personas detenidas deben pasar como mínimo una hora al aire libre por día. Esto debería proporcionar la oportunidad para hacer ejercicio, relajarse, tomar aire fresco y exponerse a la luz solar. El tiempo al aire libre también puede proporcionar a las personas detenidas la oportunidad de socializar y participar en actividades recreativas, o pasar tiempo a solas si así lo desean.

Derecho de todas las categorías de personas detenidas al ejercicio al aire libre

Todas las personas detenidas tienen el derecho a realizar ejercicio al aire libre. En la práctica, el nivel de acceso al ejercicio al aire libre puede variar mucho entre las diferentes categorías de personas detenidas y entre las que son albergadas en diferentes áreas de la prisión. Esto es, a veces, debido a las distintas instalaciones disponibles en diferentes partes de la prisión (por ejemplo, ciertas alas o unidades, como las unidades de segregación o las unidades de los hospitales penitenciarios, pueden tener patios más pequeños o no tenerlos en absoluto). Las diferencias también pueden estar justificadas por razones disciplinarias o de seguridad. Por ejemplo, a menudo se aplican regímenes más estrictos a personas detenidas en unidades disciplinarias, personas detenidas en alta seguridad, incluyendo aquellas que se encuentran en prisiones "Supermax", y aquellas que cumplen cadena perpetua, con poco o ningún tiempo para hacer ejercicio al aire libre.

La administración penitenciaria debe, sin embargo, tomar medidas para garantizar que todas las personas detenidas tengan acceso al mínimo de una hora de ejercicio al aire libre por día, incluyendo aquellas que se encuentran en segregación o castigo. Esto es ante todo una cuestión de capacidad de gestión de la prisión y de personal debidamente capacitado. Por ejemplo, el personal puede rotar para llevar al patio por turnos a grupos más pequeños de personas detenidas, que se considera que requieren una atención especial por razones de seguridad.

Instalaciones para hacer ejercicio al aire libre

Las zonas al aire libre, a veces conocidas como "patios de la cárcel" deben ser lo suficientemente grandes como para que las personas detenidas puedan pasear y hacer ejercicio, teniendo en cuenta el número de personas detenidas que los van a utilizar a la vez. Deben estar realmente al aire libre, proporcionando la oportunidad de tomar el sol (estar expuestos a la luz solar) y, si es posible, tener vistas a la naturaleza. También deben estar equipadas con instalaciones que incluyan un lugar para el descanso, refugio contra las inclemencias del tiempo y algunos equipos para hacer ejercicio (por ejemplo, un área para juegos de pelota). Las personas detenidas deberán estar provistas de ropa adecuada para hacer ejercicio al aire libre.

En la práctica, los patios de la cárcel en algunos países no son realmente adecuados para el ejercicio y la recreación: pueden ser demasiado pequeños, estar techados, ser opresivos en el diseño (por ejemplo, en forma de jaula o parecidos a una "caja de hormigón"), sin instalaciones o refugio, lo que actúa como un desincentivo para pasar tiempo al aire libre cuando hay mal tiempo.

Ambiente seguro para hacer ejercicio al aire libre

La administración penitenciaria debe garantizar un ambiente seguro para hacer ejercicio al aire libre, para que las personas detenidas puedan moverse libremente y participar realmente de la recreación. Esto significa proporcionar un control suficiente del patio de la prisión durante los tiempos de ejercicio, incluyendo un número adecuado de personal y las posibles medidas adicionales, tales como la vigilancia de circuito cerrado de televisión. La separación de las diferentes categorías de personas detenidas durante el tiempo de ejercicio (por ejemplo, las personas en prisión preventiva y las condenadas, personas en régimen duro y blando) también puede contribuir a un entorno más seguro. Las mujeres detenidas deben estar siempre separadas de los hombres, incluso durante el tiempo de ejercicio y el tiempo al aire libre en los patios de la cárcel.

women
extranjeros/as
Personas con discapacidades
Minorías y pueblos indígenas
Niños y niñas
lgbti

En la práctica, no es raro que los patios de la cárcel sean lugares de riesgo y tensiones. Estos espacios pueden estar dominados por las rivalidades entre las diferentes bandas de la prisión, con los movimientos de las personas detenidas siendo estrechamente vigilados y controlados por las jerarquías informales de personas detenidas. Pueden ser el escenario de amenazas o ataques violentos o humillantes, especialmente hacia las personas detenidas más vulnerables, y en ocasiones con la participación del personal de la prisión. En algunas prisiones, el personal penitenciario no entra en absoluto en los patios de la cárcel, lo que significa que no pueden garantizar la seguridad de las personas detenidas durante el tiempo de ejercicio.

Corrupción

La corrupción puede limitar seriamente el acceso de las personas detenidas a los derechos básicos en la cárcel, incluyendo el de realizar ejercicio al aire libre. En algunas prisiones, todos los aspectos de la vida en prisión requieren el pago de un soborno (a las jerarquías informales de personas detenidas  y/o al personal penitenciario). Las personas detenidas que no pagan pueden no tener acceso al ejercicio al aire libre durante períodos prolongados (lo que puede equivaler a malos tratos).

Niños y niñas
Grupos en situación de vulnerabilidad

El ejercicio al aire libre es especialmente importante para los niños y niñas y jóvenes en prisión, como parte de un programa equilibrado de actividades que satisfaga su bienestar y sus necesidades de desarrollo. Los niños y niñas y jóvenes tienen derecho a una cantidad adecuada de ejercicio al aire libre, y como mínimo a una hora cada día. Además, las normas internacionales especifican que, durante este tiempo, se deben impartir actividades de educación física y recreativa a los niños y niñas. Un espacio adecuado, instalaciones y equipos deben ser facilitados para el desarrollo de estas actividades.

La administración penitenciaria debe garantizar que todos los niños, niñas y jóvenes sean físicamente capaces de participar en los programas disponibles. Se debe ofrecer, bajo supervisión médica, una educación física correctiva y terapéutica a los niños y niñas y jóvenes que lo necesiten. Una práctica positiva en algunas prisiones es que niños, niñas y jóvenes tengan acceso sin trabas a las zonas al aire libre durante todo el día, con un programa de actividades previstas.

women

Las mujeres tienen el mismo derecho de ejercicio al aire libre que los hombres detenidos. En la práctica, el espacio disponible para las mujeres para realizar ejercicio al aire libre es, a menudo, menor que el de los hombres y con instalaciones más pobres, especialmente en las cárceles mixtas. Las áreas y el tiempo para hacer ejercicio al aire libre deben organizarse de modo que las mujeres no estén obligadas a hacer ejercicio al aire libre junto con los hombres detenidos.

Personas con discapacidades

Las personas con alguna discapacidad tienen el mismo derecho a realizar ejercicio al aire libre que el resto de la población penitenciaria. Las autoridades penitenciarias deben tomar medidas para garantizar que las personas con discapacidades físicas cuya movilidad se ve afectada puedan acceder a las zonas de ejercicio al aire libre. Se deben hacer esfuerzos para asegurar que las personas detenidas con alguna discapacidad puedan participar en actividades recreativas durante el tiempo destinado al ejercicio al aire libre.

lgbti

Las personas LGBTI detenidas son particularmente vulnerables a la intimidación y la violencia durante el tiempo de ejercicio en las cárceles. La administración penitenciaria debe tomar las medidas adecuadas para garantizar su seguridad, incluyendo el que no haya "puntos ciegos" (áreas que no son supervisadas) en el patio de la prisión.

Imprimir secciónImprimir sección

Preguntas para el monitoreo

¿Todos las personas detenidas en la prisión tienen acceso a al menos una hora por día de ejercicio al aire libre?

¿Las personas detenidas en la prisión tienen el mismo acceso al ejercicio al aire libre? Si hay diferencias, ¿cuáles son las razones para ello y qué medidas pueden adoptarse para garantizar un acceso más equitativo ?

¿Son las zonas de ejercicio al aire libre ("patios de la cárcel") realmente apropiadas para el ejercicio y la recreación?

¿Son  los patios de la cárcel lo suficientemente grandes como para caminar y hacer ejercicio dado el número de personas detenidas que lo utilizan a la vez?

¿Son los patios de la cárcel auténticamente al aire libre (no techados) y proporcionan la posibilidad de exposición a la luz solar natural?

¿Están los patios de la cárcel equipados con instalaciones para el descanso, refugio de las inclemencias del tiempo y equipados para hacer ejercicio (por ejemplo, zonas para juegos de pelota)?

¿Las personas detenidas tienen la ropa adecuada para hacer ejercicio al aire libre?

¿Son los patios de la cárcel entornos seguros en los que las personas privadas de libertad pueden moverse con libertad?

¿Existen informes de tensiones, intimidación o violencia durante el tiempo de ejercicio al aire libre?

¿Cómo garantiza la dirección de la prisión la seguridad durante el tiempo de ejercicio al aire libre? ¿Cuántas y cuántos miembros del personal están en los patios de la cárcel a la vez? ¿Hay algún tipo de vigilancia adicional, por ejemplo, CCTV?

¿Se desincentiva la participación en el ejercicio al aire libre (por ejemplo, con la exposición al mal tiempo, el requisito de pagar sobornos/corrupción, la falta de seguridad)?

Niños y niñas

¿Los niños, niñas y jóvenes tienen un mínimo de una hora de ejercicio al aire libre de un día, y más? ¿cuándo es posible?

Niños y niñas

¿Hay actividades recreativas y de entrenamiento físico previstas para los niños, niñas y jóvenes durante el tiempo de ejercicio?

Niños y niñas

¿Se facilitan espacios amplios, instalaciones y equipos para el desarrollo de estas actividades para los niños, niñas y jóvenes?

Niños y niñas

¿La administración de la prisión garantiza que todos los niños y todas las niñas y jóvenes que son físicamente capaces puedan participar en programas de entrenamiento?

¿Tienen las mujeres el mismo acceso al ejercicio al aire libre que los hombres en prisión?

Personas con discapacidades

¿Se facilita el acceso a las personas detenidas con movilidad reducida a las zonas destinadas al ejercicio al aire libre?

Personas con discapacidades

¿Se dedican esfuerzos para asegurar que las personas detenidas con alguna discapacidad puedan participar en actividades recreativas durante el tiempo destinado al ejercicio?

lgbti

¿Las personas LGBTI detenidas pueden participar con seguridad en las actividades de ejercicio al aire libre (sin el riesgo de acoso o violencia)?

Imprimir sección