Brasil: Visita del órgano de prevención de la tortura de la ONU para reforzar el mecanismo nacional de prevención de la tortura

Lunes, Enero 31, 2022

El Subcomité de la ONU para la Prevención de la Tortura (SPT) llegó a Brasil el lunes 31 de enero de 2022 para mantener conversaciones de alto nivel con representantes del gobierno federal, el parlamento y el poder judicial sobre el sistema de prevención de la tortura y los malos tratos del país.

Esta es la tercera vez que el SPT visita Brasil, batiendo el record del número de veces que el Subcomité visita un país.

Tras las visitas de 2011 y 2015, el SPT aprovechará esta visita para evaluar las políticas vigentes para prevenir la tortura y los malos tratos en Brasil e indagar sobre el debilitamiento del Mecanismo Nacional de Prevención (MNP).

En 2019, el Presidente de Brasil emitió el Decreto 9.831, que eliminó toda la financiación del personal del MNP y despidió a todos los miembros del MNP existentes. Aunque un decreto presidencial no puede disolver formalmente un órgano establecido por ley, en la práctica, el decreto ha desmantelado el órgano de monitoreo y lo ha incapacitado para cumplir su mandato.

Desde su creación en 2015, el MNP de Brasil ha monitoreado las condiciones de detención en más de 200 lugares de privación de libertad en 25 estados de Brasil. Todas sus visitas de monitoreo, conclusiones y recomendaciones se documentan en informes que se envían a las autoridades y se hacen públicos.

"El MNP ha contribuido a sacar a la luz graves violaciones de los derechos humanos en las cárceles, los hospitales psiquiátricos y otros lugares de detención", afirmó Sylvia Dias, Asesora jurídica principal y Representante nacional de la APT en Brasil.

En 2019, apenas unos meses después de que se emitiera el decreto presidencial, el SPT publicó un dictamen jurídico dirigido a las autoridades brasileñas en el que pedía que se revocara el decreto para garantizar que el sistema de prevención de la tortura de Brasil pudiera funcionar de forma eficiente e independiente.

"Sin embargo, Brasil no ha dado una respuesta satisfactoria a las preocupaciones del SPT", dijo Dias.

"Aunque un tribunal federal ha emitido una orden judicial temporal que suspende los efectos del Decreto, esto no es una solución permanente y no garantiza el funcionamiento independiente del MNP", añadió.

Es un asunto urgente. Sin el apoyo financiero y administrativo de las autoridades, el MNPCT, que debe visitar y monitorear regularmente las prisiones y otros centros de detención, apenas será operativo.

Suzanne Jabbour, Presidenta del SPT

Actualmente, hay un proyecto de decreto legislativo en el Congreso, que, de ser aprobado, suspenderá los efectos del Decreto. También se está estudiando una demanda judicial ante el Tribunal Supremo de Brasil.

La Sra. Dias dijo que el SPT había llegado a Brasil en un momento crítico para apoyar los esfuerzos para revocar el Decreto y fortalecer el MNP y el sistema nacional de prevención de la tortura.

"Es la primera vez que el SPT realizará una misión centrada en diálogos de alto nivel con los tres poderes del Estado", dijo. "Al reunirse con las autoridades, el SPT puede recordarles los compromisos de Brasil con el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura".

"El enfoque del SPT de mantener conversaciones directas con las autoridades es un avance positivo para la rendición de cuentas, especialmente cuando los Estados no cumplen con sus obligaciones en virtud del OPCAT", añadió Dias.

La delegación del SPT también se reunió con organizaciones de la sociedad civil y asociaciones de familiares. Es crucial que sus voces sean escuchadas, ya que los recientes cambios en la política gubernamental han restringido su participación en los espacios cívicos y en los debates de política pública relacionados con la prevención de la tortura.

Actualmente, Brasil es el tercer país del mundo con mayor población carcelaria, con más de 800.000 personas privadas de libertad. El hacinamiento impregna todo el sistema penitenciario y las condiciones de reclusión en Brasil están clasificadas desde hace tiempo como crueles, inhumanas y degradantes,

La pandemia de la COVID-19 ha empeorado gravemente las condiciones de detención. La falta de acceso al agua, a la atención sanitaria, al aire fresco y a los productos higiénicos hizo imposible aplicar ninguno de los protocolos de seguridad recomendados para evitar la propagación de la infección en entornos cerrados.

Además, las personas privadas de libertad fueron sometidas a largos periodos de aislamiento durante la pandemia, y se suspendieron las visitas a las prisiones y otros centros.

"En algunos estados se suspendieron las visitas de los familiares durante más de siete meses", dijo la Sra. Dias. "A las organizaciones que proporcionan apoyo emocional, educativo, religioso o humanitario también se les negó el acceso durante un largo periodo de tiempo".

"Estas restricciones ponen de manifiesto el papel esencial de los organismos de supervisión independientes con un mandato legal para desafiar estas restricciones y garantizar la transparencia en los lugares de privación de libertad.

Brasil sigue rezagado en sus esfuerzos por establecer un verdadero sistema nacional de prevención de la tortura. Solo hay cuatro mecanismos a nivel estatal y no se ha establecido ningún programa público nacional para fortalecer los mecanismos locales, a pesar de las recomendaciones del SPT en el informe de su visita de 2015

"Esperamos que esta visita actual del SPT resalte la necesidad de apoyar y fortalecer el MNP de Brasil y el sistema nacional de prevención de la tortura."