Serie sobre Salvaguardias para Prevenir la Tortura en la Custodia Policial en América Latina

Las personas detenidas se encuentran particularmente en un alto riesgo de sufrir abusos durante los primeros momentos de la custodia policia, que constituye una situación de elevada vulnerabilidad y es cuando las autoridades están bajo mayor presión de extraer información. Por lo tanto, una de las maneras más efectivas de prevenir la tortura es asegurando que todas las personas en custodia tengan acceso apropiado a salvaguardias legales y procesales en los primeros momentos de la detención, como lo demuestra la reciente investigación académica empírica global ¿Funciona la Prevención de la Tortura?

La serie compila y analiza información sobre la existencia y la implementación de las salvaguardias clave durante la detención en varias jurisdicciones de América Latina; y tiene como objetivo apoyar el trabajo de los Mecanismos Nacionales y Locales de Prevención (MNP y MLP) en la región, mediante la identificación de buenas prácticas y medidas eficaces para garantizar su implementación en la práctica.

La serie comprende cuatro documentos sobre las siguientes salvaguardias:

  1. derecho a notificar a terceros sobre la custodia policial;
  2. derecho a acceder a un/a abogado/a;
  3. derecho a un examen médico independiente a solicitud de la persona; y
  4. derecho a recibir información sobre los derechos mencionados anteriormente.

Cada documento:

  • Presenta elementos clave de las salvaguardias y su relevancia para la prevención de la tortura y los malos tratos
  • Compila estándares actuales internacionales, regionales y nacionales
  • Ilustra y refleja la implementación de prácticas en diferentes jurisdicciones
  • Aborda desafíos y ofrece ejemplos prácticos para su implementación
  • Examina requerimientos específicos para las personas en situación de vulnerabilidad.

La serie ha sido desarrollada por la APT como parte de un Proyecto financiado por la Embajada de Alemania en Panamá “Reducir los riesgos de tortura y malos tratos durante las primeras horas de custodia policial”.