Los Principios sobre Entrevistas Efectivas para Investigación y Recopilación de Información o los "Principios de Méndez" tienen como objetivo modificar las prácticas policiales, sustituyendo los interrogatorios coercitivos por las entrevistas basadas en la creación de condiciones de confianza.

Basados en la evidencia científica, el derecho y la ética, los Principios proponen una alternativa concreta a los métodos de interrogatorio basados en la coerción para obtener confesiones. Permiten mejorar los resultados de las investigaciones, respetar plenamente los derechos humanos y mejorar la confianza en el Estado.