Las reglas “Nelson Mandela”, 5 años después: la prohibición de la tortura es más relevante que nunca

Viernes, Julio 17, 2020

Nelson Mandela pasó 27 años en prisión, incluyendo 18 años en la brutal prisión de Robben Island. Como prisionero, luchó por la dignidad y el trato humano de los prisioneros y la prohibición de la tortura en todo momento. Estos principios se reafirman firmemente en las Reglas Mínimas revisadas por las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos, también conocidas como las Reglas de Nelson Mandela. Hoy, con motivo del Día Internacional de Nelson Mandela, queremos destacar su importancia.

Han pasado cinco años desde su revisión y la pandemia mundial en la que vivimos está golpeando duramente a las personas privadas de libertad. La primera de las Reglas de Nelson Mandela, la Regla 1, es de particular relevancia hoy en día.

Todos/as los/as prisioneros/as serán tratados con el respeto debido a su dignidad y valor inherentes como seres humanos. Ningún recluso será sometido, y todos los reclusos estarán protegidos de la tortura y (...) otros malos tratos, para los cuales no se podrá invocar ninguna circunstancia como justificación. Se garantizará en todo momento la seguridad de los/as reclusos/as, el personal, los/as proveedores/as de servicios y los/as visitantes". 

Reglas de Nelson Mandela, Regla 1.

La Regla 1 reafirma la prohibición absoluta de la tortura y otros malos tratos, y supone un cambio desde la revisión de las normas mínimas. Añadir tal referencia fue más que un símbolo alto. Sirve como una referencia y un fuerte recordatorio a todos los Estados de que estar libre de tortura y malos tratos es un principio básico fundamental que debe ser respetado en la detención, en todo momento, y en particular ahora en tiempos de COVID-19. 

En esta compleja situación, la dignidad humana debe servir como brújula para orientar a las autoridades en su responsabilidad con respecto a las personas privadas de libertad. Esto es particularmente pertinente en la aplicación de medidas restrictivas y la protección de la salud. La prohibición de la tortura debe respetarse, especialmente porque algunas medidas que se están tomando durante la detención para evitar la difusión de COVID-19 pueden equivaler a la tortura.

El creciente aislamiento de las personas privadas de libertad, durante 23 horas en sus celdas sin contacto humano, puede constituir un confinamiento solitario. El confinamiento solitario prolongado por más de 15 días consecutivos está prohibido por las Reglas de Nelson Mandela, ya que equivale a una tortura. Además, en la regla 1 no sólo se pide a los Estados que se abstengan de infligir dolor y sufrimiento, sino también que protejan a los prisioneros de la tortura y los malos tratos.

Esto significa que los Estados han sido proactivos y han adoptado medidas preventivas, por ejemplo, reduciendo el hacinamiento en las cárceles. El hacinamiento es una de las causas fundamentales de la tortura y los malos tratos y es el principal factor de riesgo para la propagación del virus dentro de las cárceles. Las medidas adoptadas por algunos Estados para liberar a los/as detenidos/as de las cárceles superpobladas son positivas y deben alentarse a que sean más sostenibles.

La vigilancia de los desafíos y las respuestas a la propagación de COVID-19 es esencial. Las Reglas de Nelson Mandela refuerzan la importancia y los poderes de los organismos de inspección externos. Los Mecanismos Nacionales de Prevención (MNP) están desempeñando un papel importante en la vigilancia de la respuesta de las autoridades a la pandemia y en el respeto de la Regla 1.

Apoyamos y alentamos las iniciativas en las que han estado trabajando conjuntamente las autoridades de detención y las instituciones de supervisión independientes, incluidos los MNP, para encontrar las soluciones más adecuadas para evitar la propagación de la pandemia, respetando al mismo tiempo la dignidad humana.