¿Funciona la prevención de la tortura?

¿Qué medidas – si las hay- son efectivas para reducir el riesgo de tortura y otros malos tratos? Esta es la pregunta general del libro “¿Funciona la prevención de la tortura?”, publicado en 2016. Este libro es el resultado de un proyecto de investigación de cuatro años, comisionado por la APT, y llevado a cabo de manera independientemente de la APT bajo la dirección de los y las investigadores/as de la Universidad de Oxford Brookes, en Reino Unido.

La APT ha trabajado incansablemente durante 40 años para dar vida a la idea de un sistema global de prevención de la tortura. Hemos recorrido un largo camino, con el establecimiento de mecanismos nacionales, regionales e internacionales de monitoreo de los lugares de detención. Hasta el día de hoy, casi 90 Estados se han unido al Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura (por sus siglas en inglés, OPCAT), creando un sistema global para la prevención de la tortura.

Pero, ¿cómo sabemos que estos mecanismos de monitoreo son efectivos? Y, ¿cuáles son otras medidas que contribuyen a la reducción del riesgo de tortura y malos tratos? En 2011, hemos decidido que ya era tiempo de abordar esta pregunta: ¿Funciona la prevención de la tortura?

En este video, el Dr. Richard Carver, Profesor en Derechos Humanos y Gobernanza y la Dra. Lisa Handley, investigadora académica visitante, ambos de la Universidad Oxford Brookes, presentan los principales hallazgos y algunos problemas metodológicos que enfrentaron durante la investigación.

¡Si funciona!

Al comisionar esta investigación independiente, buscamos hacer disponible evidencia bien investigada sobre la efectividad de las medidas de prevención de la tortura.

Sabemos ahora que las medidas de prevención funcionan, aunque algunas son mucho más efectivas que otras. Las más importantes de todas son las salvaguardas, que deben ser aplicadas en las primeras horas y días después de que una persona haya sido detenida. La notificación a familiares y el acceso a un/a abogado/a y un/a médico/a independiente tienen un impacto significativo en la reducción de la tortura. La investigación uniforme sobre la tortura, el enjuiciamiento efectivo de torturadores, y la creación de mecanismos de monitoreo independientes también son claves para reducir la tortura.

Los resultados de esta investigación serán de gran relevancia para los gobiernos, Mecanismos Nacionales de Prevención (MNP), organizaciones de la sociedad civil, Institutos Nacionales de Derechos Humanos (INDH), y los mecanismos internacionales y regionales de prevención de la tortura, y ayudarán a informar efectivamente las estrategias y políticas contra la tortura.

Publicación en julio 2016

Este estudio es el primer análisis sistemático sobre la efectividad de la prevención de la tortura. Asistidos por un equipo de investigadores de países, Richard Carver y Lisa Handley llevaron a cabo una investigación primaria en 16 países, mirando la tortura y los mecanismos de prevención durante un periodo de 30 años (1984-2014). Los países del estudio son: Argentina, Chile, Etiopia, Georgia, Hungría, India, Indonesia, Israel, Kirguistán, Noruega, Perú, Filipinas, Sudáfrica, Túnez, Turquía, y el Reino Unido. La información fue analizada usando una combinación de métodos cuantitativos y cualitativos.

El libro fue publicado por Liverpool University Press en julio de 2016. La APT publicó un documento corto, conteniendo una lectura y análisis de las implicaciones de esta investigación.

¿Cuál ha sido el rol de la APT en esta investigación? Mira al Dr. Richard Carver explicar por qué fue importante realizar una investigación independiente de la organización.