Acabar con la tortura en la lucha contra el terrorismo: el valor añadido de los Principios de Méndez

Miércoles, Octubre 12, 2022

La tortura y los malos tratos se producen con especial frecuencia en el contexto de los interrogatorios realizados por las fuerzas del orden, los servicios de inteligencia, la policía y el personal militar para obtener confesiones, controlar a las personas detenidas o, en el caso del mandato que ostento, para luchar contra el terrorismo. Igualmente, con frecuencia se justifica y permitirte a través del discurso y la retórica de la lucha contra el terrorismo.

Es especialmente importante señalar que la llamada "guerra contra el terrorismo" mundial que siguió a los atentados del 11-S ilustró y permitió un aumento extraordinario del uso de dichas técnicas y su justificación legal por parte de múltiples gobiernos, incluidas democracias liberales. En este contexto, lo que vimos fue que, en el desempeño de sus funciones, las fuerzas del orden, los/as funcionarios/as de los servicios de inteligencia, el personal militar y otras personas participaron en actos que violaban claramente el derecho internacional.

Los/as titulares de mandatos de procedimientos especiales de la ONU, incluido el mío, han sostenido sistemáticamente que estos actores están obligados a respetar y promover los derechos humanos y la dignidad inherente a cada persona, en todos sus actos de interrogatorio de personas, ya sean sospechosas, testigos o víctimas. Está muy claro que la prohibición de la tortura y de los tratos inhumanos en el derecho internacional es tanto una exigencia de los tratados como una exigencia consuetudinaria para los Estados. Sin embargo, esta prohibición debe ir acompañada de salvaguardias jurídicas y procesales para garantizar que la prohibición funcione efectivamente en la práctica.

Lo que hemos visto a lo largo de dos décadas es que la tortura y los malos tratos, cuando se sistematizan, rutinizan y legitiman, comprometen no sólo los derechos de las personas y de sus familias y comunidades, sino que debilitan fundamentalmente el Estado de derecho en todo el mundo. Mi mandato se ha comprometido con el principio de que las leyes antiterroristas deben cumplir con el derecho internacional y con los principios del Estado de derecho, las garantías procesales y el debido proceso. Sólo en la aplicación de esas garantías procesales vemos la realización efectiva de estas prohibiciones para las personas.

A mi mandato acuden con frecuencia personas que han visto atacados o ignorados estos derechos y principios fundamentales y han experimentado directamente la tortura y los malos tratos. La mayoría de estas personas han sufrido estos daños bajo el disfraz de la retórica de la lucha contra el terrorismo, o justificados por ella. Una de las cosas sobre las que mi mandato también ha expresado sistemáticamente su profunda preocupación es la práctica de mantener a las personas sospechosas de terrorismo en régimen de aislamiento o en otras formas de aislamiento. La justificación es "acabar con su resistencia" a los interrogatorios, pero, de nuevo, lo que hemos visto son prácticas de los Estados que son incompatibles con el derecho internacional y con las obligaciones procesales de proteger a las personas.

También hemos asistido en las dos últimas décadas a la aprobación de legislación, en particular la antiterrorista, que prevé largos periodos de detención arbitraria, junto con la reducción de las garantías para las personas sospechosas o acusadas de estos delitos, e incluso para las personas que son testigos o víctimas del terrorismo.

Los Principios de Méndez proporcionan un conjunto de medidas que, si se aplican, pueden garantizar los derechos de las personas investigadas o detenidas. Los Principios garantizan que los y las individuos no sufran el doble daño de ser víctimas potenciales ellos/as mismos/as, y luego ser revictimizados en virtud de la tortura y los malos tratos por parte de los agentes del Estado. Los Principios de Méndez ofrecen un enfoque de la investigación respetuoso con los derechos humanos y el mandato que ostento coincide en que los Estados deben promover de forma absoluta las entrevistas eficaces, éticas y no coercitivas, centradas en la presunción de inocencia y la búsqueda de la verdad en la investigación de delitos graves, incluido el terrorismo.

Mi mandato ha estado especialmente preocupado por el uso de las llamadas "pruebas del campo de batalla" por parte de los Estados. Vemos que esta terminología se ha generalizado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, en las estrategias globales de lucha contra el terrorismo y en el lenguaje y las prácticas de los Estados. A mi mandato le preocupa profundamente que las pruebas del campo de batalla puedan servir de tapadera para la inclusión o inserción en los procesos judiciales de pruebas educadas mediante tortura u otros métodos ilegales. Me complace especialmente que los Principios de Méndez se apliquen extraterritorialmente y durante los conflictos armados, porque esto es absolutamente vital para garantizar que la protección de los derechos humanos sigue estando en primer plano cuando los Estados presentan argumentos en torno a la aplicabilidad de las normas antiterroristas, a menudo en contradicción con su obligación de derecho internacional.

También insto a los Estados a reconocer, en particular, la vulnerabilidad de las personas que están siendo investigadas, ya sea como autores/as, víctimas o testigos. De nuevo, uno de los puntos fuertes de los Principios de Méndez es el reconocimiento que hace de las personas en situación de vulnerabilidad.

En mi calidad de Relatora Especial, insto y recomiendo a los Estados que respalden y apliquen los Principios de Méndez. Hacerlo tiene dos beneficios significativos para los Estados. Tenemos que entender, y creo que muchos Estados lo hacen, que las técnicas coercitivas de investigación no sólo violan los derechos y las libertades de la persona, sino que a menudo son totalmente ineficaces y no producen el tipo de resultados que garantizan la justicia y la transparencia de los delitos graves.

Tal y como instan los Principios de Méndez, al pasar de las técnicas acusatorias, manipuladoras y basadas en la confesión a las técnicas de investigación basadas en modelos de entrevista que son a la vez científicos y progresistas, los Estados no sólo serán los abanderados de la aplicación de los derechos humanos, en cumplimiento de sus obligaciones de derecho internacional, sino que también llevarán a cabo prácticas eficaces que aborden directamente las necesidades de seguridad de sus poblaciones en su conjunto.

Fionnuala Ní Aoláin

Fionnuala Ní Aoláin es la Relatora Especial de la ONU sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo.