Pornpen Khongkachonkiet , Tailandia

Pese a una creciente intimidación por parte de las autoridades, Pornpen Khongkachonkiet, Directora de la Cross Cultural Foundation, continúa asistiendo a las comunidades marginadas a obtener acceso a la justicia, en particular, a las víctimas de tortura y a sus familias en el sur de Tailandia. También respalda los esfuerzos de la comunidad para luchar contra la cultura de impunidad, muy generalizada.

"El activismo comunitario es importante. En la comunidad hay personas a quienes los militares escuchan: los Imanes, los abogados,los profesores. De hecho, la comunidad puede poner fin a la tortura."

Pornpen, o Noinoi como se la conoce afectuosamente, también ha estado al frente de una campaña nacional para penalizar la tortura en Tailandia. Es un proceso que sigue pendiente, pero trabajar en la campaña ha aumentado su compromiso con la prevención de la tortura y con la cooperación que se ha forjado entre la Cross Cultural Foundation y la APT. En 2013 Noinoi estuvo seis meses en Ginebra y fue el primer miembro de Asia Pacífico en la APT. Para ella, esta experiencia en la APT ha sido un verdadero periplo de aprendizaje que está deseosa de compartir con sus socios locales en Tailandia. Actualmente, entre otras cosas, está escribiendo un manual sobre el monitoreo de los lugares de detención para la sociedad civil en el sur de Tailandia.

"Los grupos locales tienden a actuar de manera inesperada, algo que se puede entender.Pero este comportamiento puede resultar perjudicial y mermar su credibilidad. Los grupos locales necesitan mayor conocimiento sobre cómo hacer que su labor sea sostenible, en particular frente a situaciones de emergencia, y sobre cuáles son las actuaciones legítimas que pueden emprender."

El OPCAT sigue siendo una importante herramienta para abordar cuestiones relativas a los derechos humanos en los centros de detención y Noinoi confía en la pronta ratificación del tratado por parte de su país. Sólo entonces, afirma, las autoridades y la sociedad civil en Tailandia tendrán pleno poder para prevenir que se cometan actos de tortura.

"Ahora me gustaría centrarme en ofrecer una mayor capacitación a los abogados,ONG y familias. Con un mejor conocimiento y habilidades podemos lograr un diálogo más productivo con las autoridades y todo esto, en última instancia, puede conducir a las reformas estructurales que garanticen un mejor trato en el futuro de las personas privadas de libertad."