Nuestra estrategia

La labor de la APT se basa en nuestro análisis de los altos riesgos de tortura y los cambios necesarios para reducir esos riesgos.

Nuestras propias contribuciones para lograr cambios se centran en tres estrategias interrelacionadas, las cuales se describen en nuestro Plan Estratégico y Agenda para el Cambio:

  1. Fortalecer marcos legales y políticos, para que la tortura y otras formas de malos tratos sean tipificadas como delito y existan salvaguardias;
  2. Mejorar las prácticas de detención, para reducir el riesgo de tortura y malos tratos durante la custodia policial y aumentar la protección de todas las personas detenidas, en particular las que se encuentran en situaciones específicas de vulnerabilidad;
  3. Fortalecer el escrutinio público, a través de una mayor transparencia en los lugares de detención y un sistema del OPCAT fuerte y eficaz.