El nuevo órgano de tratados de prevención de la tortura está listo para enfrentar los desafíos

Viernes, Noviembre 6, 2020

Doce miembros fueron elegidos para el Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura (SPT) el 22 de octubre por los 90 Estados Partes en el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura (OPCAT).

En la elección participaron 20 candidatos y candidatas de 19 países, que previamente habían expuesto su visión y sus prioridades a los/as representantes de los Estados Partes en un "encuentro" virtual organizado por la APT y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH).

Tras una ronda de votaciones, los candidatos y las candidatas de los siguientes países fueron elegidos para el SPT de 25 miembros por un período de cuatro años: Alemania, Argentina, Costa Rica, Dinamarca, Italia, Maldivas, Marruecos, Mauricio, Montenegro, Polonia, Suiza y Túnez.

De los 12 nuevos miembros del SPT, siete son hombres y cinco mujeres.

La APT ha publicado un análisis estadístico de las pautas de votación de los miembros del SPT, incluso por género, idioma y representación regional.

El SPT es el mayor órgano creado en virtud de un tratado, con 25 miembros, y tiene un mandato operacional muy sólido. Barbara Bernath, Secretaria General del APT, dijo que el trabajo del SPT es complejo y requiere que los miembros tengan una amplia mezcla de conocimientos y habilidades.

"Nos complació poder apoyar a los Estados para que conocieran a los candidatos en el período previo a la elección, de modo que podamos tener un SPT fuerte y sólido", dijo la Sra. Bernath.

"La respuesta tan positiva que recibimos muestra que fue una valiosa contribución al proceso electoral".

"El propósito del sistema OPCAT, del SPT y de los MNP es realmente muy simple: hacer todo lo posible para prevenir la tortura. Es una terrible responsabilidad, pero, cueste lo que cueste, seguiremos encontrando formas de hacerlo."

Sir Malcom Evans, Presidente del SPT

 

En una declaración ante la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre de 2020, el Presidente del SPT, Sir Malcom Evans, señaló a la atención de los presentes una serie de graves problemas a los que se enfrentaba el órgano creado en virtud del tratado.

Entre ellas figura la falta de financiación para que el SPT realice visitas a los países en los últimos 12 meses, situación que se ha visto agravada por las restricciones derivadas de la pandemia de la COVID-19.

Si bien el SPT ha tratado de innovar mediante el uso de la tecnología - y fue el primer órgano de tratados de derechos humanos que completó una sesión en línea en junio de 2020 - Sir Malcom señaló que un "cambio digital" no es apropiado para toda la gama de trabajo del SPT.

"El trabajo de visita del SPT no puede tener lugar ni remotamente", dijo. "El trabajo futuro del SPT debe seguir centrado en el terreno. De hecho, la pandemia de la COVID-19 ha hecho más clara que nunca la necesidad de visitas preventivas a los lugares de detención".

Habida cuenta de los desafíos que afronta el SPT, la Sra. Bernath dijo que es vital que se establezcan y fortalezcan los mecanismos nacionales de prevención para llevar a cabo una supervisión periódica, sistemática y nacional de todos los lugares de detención.

"La APT seguirá proporcionando a los Mecanismos Nacionales de Prevención, en todas las regiones, el asesoramiento práctico y el apoyo que necesitan para trabajar con eficacia, especialmente durante la pandemia", dijo.

"La COVID-19 ha dejado a las personas privadas de libertad vulnerables a la infección, vulnerables al aislamiento y vulnerables a la violencia", añadió la Sra. Bernath. "Necesitamos Mecanismos Nacionales de Prevención sólidos y un fuerte órgano de tratados internacionales para asegurar que las personas en los lugares de detención no sean olvidadas".