Copa del Mundo: Alarmante informe sobre detenciones arbitrarias y abuso policial

Jueves, Enero 29, 2015

Desde el año 2012, Río de Janeiro ha sido sede de una serie de megaeventos políticos, religiosos y deportivos. El gasto público relacionado con estos eventos ha ocasionado numerosas protestas. La represión policial y de las fuerzas armadas frente a estas protestas ha sido muchas veces considerada como desproporcional, siendo resguardada por una legislación de excepción durante la realización del Mundial.

Imagen eliminada.Adicionalmente, estos eventos dieron lugar a una cierta forma de “limpieza social”, con el objetivo de alejar del centro de la ciudad a las personas en situación de calle o de drogodependencia. En este contexto, el Mecanismo Estadual de Río de Janeiro publicó un informe temático sobre la problemática, a fin de alertar sobre las violencias ocurridas y de prevenir la situación en vista de los Juegos Olímpicos de 2016, los cuales también tendrán lugar en Río.

Durante las protestas y los eventos citados, el Mecanismo llevó a cabo visitas de monitoreo específicas que centró en los lugares donde se desarrollan las primeras etapas de la detención (p.ej. postas policiales o centros de detención preventiva), debido al tipo de detención de los manifestantes – en su mayoría, detenciones de corta duración (aunque algunas y algunos manifestantes de la Copa aún se encuentran privados de libertad) –  siendo aquí donde más se dan la tortura y los malos tratos. El MLP también monitoreó con especial atención los centros de adolescentes, en los que constató un aumento de la cantidad de arrestos a partir del anuncio de Río de Janeiro como sede de la Copa Mundial de fútbol.

"Una política de represión"

Durante estas visitas de monitoreo, el Mecanismo recibió denuncias de detenciones arbitrarias, tortura y malos tratos y constató las pésimas condiciones materiales en detención. Los numerosos arrestos agravaron aún más el hacinamiento existente. En los últimos tres años, la cantidad de personas privadas de libertad ha aumentado tres veces más rápido en Río de Janeiro que en el resto del país. El informe no sólo apunta a esta violencia dirigida a los manifestantes, sino que también la identifica en zonas urbanas cercanas a los eventos deportivos o en zonas turísticas. Aquí, familias, personas en situación de calle y de drogodependencia fueron desalojadas a la fuerza, incluyendo niños, niñas y adolescentes, y algunas fueron recogidas involuntariamente y sin respaldo legal para ser llevadas a instituciones alejadas del centro. El Mecanismo de Río apunta a una política de represión especialmente dirigida a personas afrodescendientes, jóvenes y pobres.

Recomendaciones

Frente a esta situación, el Mecanismo ha emitido recomendaciones dirigidas a garantizar que la persona detenida tenga contacto con un juez o una jueza no más de 24 horas después de su arresto, garantizar el acceso a la información para los familiares (lugar de detención, transferencia…), prohibir la utilización de las fuerzas armadas para el mantenimiento del orden público, instalar cámaras de monitoreo en vehículos policiales, garantizar el contacto de la persona detenida con un miembro de la defensoría pública o un abogado o abogada antes de ser oída en la sede policial y adecuar las condiciones de los albergues para personas en situación de calle según la legislación en vigor.

En esta entrevista, realizada por la APT en julio del 2014, Fábio Simas, miembro del Mecanismo de Río de Janeiro, describe la actuación del Mecanismo en el contexto de la preparación de la Copa del Mundo.