Brasil exhortado a extender a nivel estatal medidas de prevención de la tortura

viernes, 9 junio 2017

Con una endémica sobrepoblación carcelaria, pésimas condiciones de detención y persistente violencia contra detenidos/as, el país necesita urgentemente medidas para prevenir la tortura. Durante la sesión de mayo del Examen Periódico Universal (EPU), los Estados exhortaron a Brasil a implementar audiencias de custodia en todo el país, y establecer adecuadamente mecanismos estatales de prevención de la tortura que cuenten con los recursos necesarios para realizar visitas de monitoreo en todos los lugares donde se encuentren personas privadas de libertad.

El número de personas privadas de libertad en Brasil es de aproximadamente 700,000 - la cuarta población carcelaria más grande del planeta- y está aumentando a un paso acelerado. En 25 años, la población penitenciaria creció más de 500% y los encarcelamientos siguen aumentando año tras año, particularmente debido al gran número de personas en prisión preventiva. De las 700,000 personas detenidas en el país, aproximadamente 300,000 personas están privadas de libertad sin contar con una sentencia. Una manera efectiva de reducir el hacinamiento en prisiones sería disminuir el número de personas en prisión preventiva.

Estableciendo audiencias de custodia en todo el país

Para lograr este objetivo, Brasil recientemente ha adoptado el uso de las ‘audiencias de custodia’, el cual permite a una persona presentarse a una autoridad judicial dentro de las primeras 24 horas de su detención. Estas audiencias tienen tres objetivos principales: verificar la legalidad de la detención; determinar la necesidad de la prisión preventiva; y detectar señales de tortura y malos tratos, debido a que durante las primeras horas de detención hay mayor riesgo de sufrir tortura y malos tratos.

En la práctica, las audiencias de custodia están limitadas a las principales ciudades de Brasil, por lo cual se ha urgido a Brasil expandir la aplicación, sin excepciones, al resto del país para asegurar que todos/as los/as detenidos/as tengan la oportunidad de presentarse ante un/a juez/a durante sus primeras horas de detención. Por ende, se ha recomendado a Brasil aprobar el proyecto de Ley 554/2011, actualmente siendo examinado por la Cámara de Representantes, que establecerá el marco legal para la implementación mandatoria y la expansión de las audiencias de custodia.

Simultáneamente, las Cortes Estatales han sido alentadas a cumplir con la Resolución 213/2015 del Consejo Nacional de Justicia, la cual define guías procesales efectivas para la conducción de dichas audiencias, incluyendo normas enfocadas al reconocimiento de señales de tortura y malos tratos. Brasil también fue exhortado a proveer capacitación sobre el Protocolo de Estambul a jueces y fiscales trabajando en audiencias de custodia, para poder lograr investigaciones y documentación efectiva de tortura y otros malos tratos, así como proveer capacitación en derechos humanos a oficiales en el sistema judicial.

Intensificar los esfuerzos para establecer mecanismos estatales de prevención

En general, muchos Estados felicitaron los esfuerzos de Brasil para reducir la tortura, en particular el avance logrado en la implementación del Sistema Nacional para la Prevención y el Combate contra la Tortura, el cual incluye la creación del Mecanismo Nacional de Prevención en el 2015.

Siendo un Estado Federal, Brasil fue alentado a tomar medidas para fortalecer los esfuerzos para el establecimiento de mecanismos estatales y asegurar el presupuesto necesario para su funcionamiento efectivo.

Asegurar la Protección de las personas detenidas en situaciones específicas de vulnerabilidad

Teniendo en vista las preocupaciones en relación al alto nivel de violencia experimentada por las personas detenidas en específicas situaciones de vulnerabilidad, Brasil fue alentado a brindar atención particular a los grupos en situación de vulnerabilidad, en especial a las mujeres, niños/as y personas LGTBI. Las Reglas de Bangkok (reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres delincuentes) fueron citadas como medidas efectivas para regular el mejoramiento de las instalaciones dedicadas al embarazo y lugares de maternidad en prisiones.

El borrador del informe del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre el EPU de Brasil está disponible en versión inglés aquí.