Las Directrices de Robben Island

Las Directrices de Robben Island, adoptadas por la Comisión Africana en el año 2002, suponen el primer instrumento regional para la prohibición y prevención de la tortura en África.

Las Directrices de Robben Island se desarrollaron a partir de un taller, organizado conjuntamente por la Comisión Africana y la APT en Robben Island, Sudáfrica, durante el periodo del 12 al 14 de febrero de 2002. Este taller reunió a expertos internacionales y africanos de diferentes ámbitos profesionales consagrados a diversas cuestiones relacionadas con la tortura.

Las Directrices de Robben Island ofrecen una orientación concreta para los estados africanos sobre la manera de aplicar las disposiciones sobre la prohibición y prevención de la tortura enunciadas en la Carta Africana, así como sobre el modo de indemnizar a las víctimas. Para garantizar la aplicación eficaz de las directrices, la Comisión Africana estableció en 2004 un comité de seguimiento, el CPTA.

“Queremos que Robben Island refleje el triunfo de la libertad y la dignidad sobre la opresión y la humillación”

Ahmed Katharada, antiguo recluso de Robben Island