Las Américas

Los malos tratos y la violencia institucional siguen siendo generalizados en América Latina, donde una serie de prácticas estructurales afectan a los derechos y la dignidad de las personas detenidas, en particular: el hacinamiento, las infraestructuras deficientes de las instalaciones penitenciarias, la atención médica, los servicios educativos inadecuados, el uso excesivo de la detención preventiva y de la fuerza policial durante las manifestaciones y los arrestos. Teniendo en cuenta estos retos, varios Estados han empezado a reformar sus prácticas y sistemas de detención, así como a establecer mecanismos de control y supervisión.

Tenemos tres prioridades en la región:

  • Incrementar el escrutinio eficiente mediante el establecimiento de Mecanismos Nacionales y Locales de Prevención eficaces e independientes;
  • Cambiar las prácticas de detención, en particular por medio de la implementación de salvaguardias de la detención durante las primeras horas de custodia; e
  • Incentivar debates públicos sobre la prevención de la tortura.

La APT trabaja activamente en la región desde la década de los ochenta y abrió su primera oficina regional en Panamá en 2010. En aquella época, solo dos de los Estados parte del Protocolo Facultativo para la Convención contra la Tortura (por sus siglas en inglés, OPCAT) de la región contaban con Mecanismos Nacionales de Prevención (MNP) en funcionamiento. Siete años más tarde, 11 Estados cuentan con un MNP en funcionamiento y otros tres han designado uno. La mayoría de los Estados latinoamericanos se han beneficiado del apoyo y del asesoramiento especializado de la APT, en particular Brasil, donde la APT tiene una Representante Nacional desde 2015.

Además, colaboramos estrechamente con nuestras contrapartes nacionales y regionales, proporcionando asesoramiento técnico y práctico, realizando incidencia con autoridades de alto nivel para la implementación de medidas eficaces de prevención y capacitando a organizaciones de la sociedad civil, autoridades, jueces y juezas, y fiscales.

“La labor de la APT ha sido realmente excepcional porque ha conseguido reunir a todos los agentes y llegar a un acuerdo en relación con temas que son muy complejos”. María Luisa Romero, Ministra de Gobierno de Panamá (2017)

Ejemplos de nuestro trabajo en la región de las Américas:

  • A nivel regional: Estados del Caribe y América Latina se reúnen sobre la prohibición de la tortura
  • Brasil: Formar a jueces y juezas sobre cómo las audiencias de custodia pueden prevenir eficazmente la tortura y los malos tratos
  • Paraguay: Trabajando hacia el cambio en Paraguay