La “propuesta de Gautier”

En octubre de 1976, el semanario La Vie Protestante de Ginebra publicó un artículo de Jean-Jacques Gautier titulado “Una nueva arma contra la tortura”.

El artículo describe detalladamente una propuesta de creación de una convención internacional para establecer un sistema de visitas no anunciadas a los lugares de detención. La idea de Gautier hacía hincapié en la prevención de las violaciones, en lugar de en la adopción de medidas una vez que éstas hayan ocurrido, basándose en el diálogo y no en la confrontación con los Estados.

La revista también publicó las respuestas a la “propuesta de Gautier” de 18 personalidades políticas y académicas destacadas. Muchas de ellas respaldaron incondicionalmente la creación  de una convención, alentando a Gautier y a Suiza a seguir adelante con esta idea. Otras consideraron la idea como “poco realista”, “utópica” y “demasiado optimista”. En los meses siguientes, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) envió una carta de apoyo y Gautier continuó publicando sus artículos y organizando conferencias con el fin de dar a conocer su iniciativa. En St-Gallen, Suiza, se creó un grupo informal por iniciativa de la Sra. Martita Jöhr-Rohr para dar a conocer la “propuesta de Gautier”. Otros individuos y organizaciones alentaron y apoyaron la idea, incluido el CICR, la Comisión Internacional de Juristas, Amnistía Internacional y la Asociación de cristianos para la abolición de la tortura (ACAT).

En 1977 Jean-Jacques Gautier fundó el Comité Suizo contra la Tortura (Comité Suisse contre la Torture), que más tarde se convertiría en la APT, una plataforma para promover la prevención de la tortura.