La prevención de la tortura y las Naciones Unidas

Desde la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el año 1948, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desempeña un papel esencial en el desarrollo de las normativas y mecanismos de derechos humanos con el fin de supervisar su aplicación. También desempeña una función importante en lo referente a la lucha mundial contra la tortura y otros malos tratos.

La labor de fomento de la APT llevada a cabo en el seno de las Naciones Unidas y de los Estados contribuye a reforzar el marco jurídico internacional relativo a la prevención de la tortura y a garantizar la aplicación práctica de la legislación internacional vigente.

Más concretamente:

  • Monitoreamos la labor de los órganos de los tratados de la ONU, en particular, la del Comité contra la Tortura y el Subcomité para la Prevención de la Tortura.
  • Contribuimos a las recomendaciones y observaciones generales de los órganos de los tratados relacionadas con la prevención de la tortura.
  • Fomentamos el desarrollo de los estándares y principios de derechos humanos de las Naciones Unidas relativos a la tortura y a la prevención de la tortura.
  • Instamos a los Estados a que formulen recomendaciones sobre la prevención de la tortura durante el Examen Periódico Universal.
  • Animamos a los Estados a que ratifiquen la Convención contra la Tortura y su Protocolo Facultativo.
  • Organizamos y participamos en “eventos paralelos” durante las sesiones formales de los órganos de las Naciones Unidas, como el Consejo de Derechos Humanos.

La APT también fomenta las resoluciones sobre tortura adoptadas por la Asamblea General anual y el Consejo de Derechos Humanos.
 

  • Equipo

    Matthew Sands
    Asesor jurídico
    +41 22 919 21 76