La detención de los inmigrantes

Los solicitantes de asilo y otros inmigrantes son sometidos frecuentemente a detenciones arbitrarias o ilegales. Las condiciones de detención son, a menudo, inapropiadas teniendo en cuenta su situación particular y, en cualquier caso, peores que las condiciones a las que se enfrentan las personas detenidas en virtud de la legislación penal en el mismo país.

Los inmigrantes detenidos están expuestos a los mismos riesgos de malos tratos y abusos que cualquier otra persona privada de libertad. Siempre que existan personas detenidas, se deberían respetar los estándares internacionales y regionales y emplearse los mecanismos de control externos para monitorear su cumplimiento por parte de los Estados y garantizar su transparencia. Es por ello que la APT hace hincapié en este grupo especialmente vulnerable, mediante asesoramiento y apoyo a las instituciones implicadas en el monitoreo de los inmigrantes detenidos y mediante el establecimiento de alianzas estratégicas.

Mandato para visitar los centros de detención de inmigrantes

El artículo 4 del Protocolo Facultativo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura (OPCAT), define la privación de libertad como “cualquier forma de detención o encarcelamiento o de custodia de una persona por orden de una autoridad judicial o administrativa o de otra autoridad pública, en una institución pública o privada de la cual no pueda salir libremente”.

Las Directrices Revisadas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sobre la detención de los solicitantes de asilo, definen la detención como “el confinamiento dentro de un lugar estrechamente delimitado o restringido, incluyendo las prisiones, campamentos de concentración, centros de detención o zonas de tránsito de los aeropuertos donde la libertad de movimientos se ve sustancialmente reducida”.

Estas definiciones encajan perfectamente con el mandato del Subcomité de las Naciones Unidas para la Prevención de la Tortura y los Mecanismos nacionales de prevención para visitar los centros de detención de inmigrantes, incluidos los centros de retención aeroportuarios, los campos de concentración, los centros especializados de detención de inmigrantes y cualquier otro lugar donde pueda haber inmigrantes privados de libertad, como las prisiones, las celdas policiales, las instalaciones militares y los hogares de acogida. También pueden monitorear las situaciones de riesgo, por ejemplo, los traslados y las deportaciones forzosas.

Cada vez existe un mayor grado de preocupación por la seguridad y el respeto de los derechos humanos de los inmigrantes entre las ONG, los mecanismos de derechos humanos y el personal de campo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En respuesta a esta creciente preocupación, la APT junto con el ACNUR y la Coalición Internacional de Detención está desarrollando una nueva “Guía práctica sobre la detención de inmigrantes”, que verá la luz en el año 2013.